Fuerte Polémica Cautela y silencio entre los aliados del kirchnerismo

Dirigentes próximos a Cristina Fernández de Kirchner se emplearon en estudiar la denuncia, no obstante ninguno se expresó respecto a este tema.

Con una hermética reserva y mutismo, de este modo reaccionaron los lideres del Frente de Todos delante de la acusación por violación en contra de José Alperovich senador nacional por Tucumán, introducida por su sobrina segunda.

No obstante, Alperovich cuenta con un bloque propio y no conforma la bancada del Frente para la Victoria (FPV) ni siquiera el bloque justicialista, conserva un vínculo importante con la fuerza que comanda Cristina Kirchner. Por este vínculo política, Beatriz Rojkés, cónyuge de Alperovich, fue presidenta provisional del Senado entre 2011 y 2014, entretanto Alperovich, el hoy senador gobernaba la provincia de Tucumán.

En los pasados comicios por gobernación, de todas maneras, Alberto Fernández y Cristina Kirchner apoyaron la reelección de Juan Manzur, el cual le gano por un holgado margen a Alperovich. «El nexo existente entre CristinaBetty era mayor que con él», afirmaron en el circulo mas cercano a la ex-presidenta, luego de enterarse de la noticia.

A pesar que el tema se posicionó con mucha fuerza en los corredores del Congreso luego del mediodía, no existió ninguna respuesta pública de los miembros de las diferentes bancadas peronistas. Los lideres más próximos a Cristina Kirchner se concentraron ayer a estudiar la acusación y la defensa de Alperovich. Hasta el momento del cierre de esta publicación, Cristina Kirchner no se habría manifestado. Menos aún comentar el tema Beatriz Mirkin, esposa de Alperovich en el bloque Peronismo Tucumán y presidenta de la Banca de la Mujer en el Senado.

Alperovich, fue noticia en estos pasados días por apoyar a Cristina Kirchner en la contienda abierta por la jefatura de la bancada del Frente de Todos en la Cámara alta. «Ella es quien salio triunfadora y por lo tanto es a ella a quien corresponde nombrar a las autoridades», manifestó.

El pasado año se suscito en el Senado una circunstancia muy parecida, frente a una acusación por abuso sexual, en contra de el radical Juan Carlos Marino en aquel momento vicepresidente del cuerpo. Marino habría dejado el cargo, sin embargo permaneció en su banca, con el consentimiento del resto del cuerpo. La causa finalizo con el sobreseimiento de Marino