Fuerte lucha interna CFK es la única que puede tranquilizar a Berni: «El presidente es Alberto, pero mi jefa política es Cristina»

En la interna entre el kirchnerismo y el peronismo los analistas políticos sostenían que saldrían a flote más pronto que tarde. Actualmente, el asunto de la seguridad nacional hizo brotar una fuerte lucha interna en el Frente de Todos. Sergio Alejandro Berni habría sido quien encendió el polvorín, quien continua inflexible y retador frente al Mandatario.

El actual gobierno en este momento se encuentra pasando por unas horas difíciles con una fuerte lucha interna en medio de los pensamientos kirchnerista y los peronista. La controversia la desencadenó Sergio Berni ministro de seguridad bonaerense, y actualmente, se aventuran con Cristina Fernández de Kirchner, y de mediador seria Axel Kicillof, para que sea quien busque tranquilizar las aguas.

Berni es un médico, militar, abogado y político argentino retador, y se evidenció que su carácter inclusive rebasa las investiduras presidenciales.

«Nadie es dueño de la verdad absoluta», le aclara Berni a Alberto Fernández, puesto que el Mandatario, en medio de una entrevista periodística mando al ministro bonaerense «a que se encargara de la provincia de Buenos Aires» antes de estar criticando a Frederic por declinar el empleo de las armas Taser. En resumidas cuenta, lo mandó a que no se meta en donde nadie lo llamó. 

Berni en cambio de hacer silencio, enfrentó al Mandatario, y como era de presumir, sus expresiones encolerizaron a todos en la Casa Rosada.

No obstante de la cólera en la casa de Gobierno, desde la Presidencia le solicitaron a sus burócratas dar por finalizada la pelea, y no continuar mediatizando la grieta oficialista. «Este asunto para nosotros ya finalizo, que se pelee solo», aseguraron. 

Berni por su lado, está inflexible en su posición. Inclusive, fuentes próximas al ministro bonaerense aseveran que él se protege afirmando: «el mandatario es Alberto Fernández, no obstante mi jefa política es Cristina Fernández de Kirchner«.

Frente a esta conducta, desde la Rosada depositaron todas sus fichas en la vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner, para lograr «ubicar» a Sergio Berni.

Con seguridad Cristina Fernández de Kirchner procederá a hacerle un llamado de atención al ministro, sin embargo, el encargado de efectuar el tirón de oreja en persona sería su jefe directo, el gobernador Axel Kicillof.