Dalbón detalló los motivos por los cuales Cristina quiere televisar su declaración que preocupa a los jueces

Gregorio Dalbón, abogado de Cristina Fernández de Kirchner, expuso las razones de la solicitud de la vicepresidenta electa para que se televise el día lunes su declaración en el juicio .

Gregorio Dalbón, abogado de Cristina Kirchner, explicó el porque de la solicitud de la vicepresidenta electa para que se televise su declaración del día lunes en el juicio y señaló: «Cristina presentará su situación judicial de forma simple para que cualquier persona pueda entender la persecución que ha sufrido«. También señaló que «Cristina les impartirá en la cara de los jueces un poco de instrucción cívica, acerca de qué es la separación de poderes que al parecer estos jueces ya han olvidado» y concretó que «estamos ante un juicio nulo de nulidad absoluta».

En una conversación con el abogado manifestó que «la anticipación del juicio de Cristina detentaba intenciones electorales, pretendían la foto y Cristina salió divina, por consiguiente la maniobra de Macri fallo» y señaló que «hoy en Comodoro Py se realizan negocios, se ha convertido en un business».

«Yo coincido con Alberto en la no retaliación, sin embargo no en la mesura, pienso que debemos ser justos», focalizó Dalbón. En tal sentido, formuló que «incluso Laura Alonso, que sin duda es una de las peores cosas que nos ha sucedido, debe estar en libertad durante el tiempo que dure el proceso, todos deben hacer uso de sus derechos».

«Estos tipos no la quieren presa a Cristina por política, lo que hay detrás de todo esto es guita», señaló. También anexó que “lo fundamental es que se conozca la verdad. Y si te orientaste por lo que comunicaron los periodistas cobardes que falsearon y crees que se birlaron dos PBI».

Finalmente, concluyó con un examen del procedimiento judicial que tiene que tener en sus causas la gestión saliente: “Todos ellos son todos inocentes. Tienen que ser investigados, no obstante con el principio de inocencia. No se le tienen que leer sus derechos en piyamas ni ponerles los chalecos y cascos para las cámaras».